10km. Maratón Costa Daurada Tarragona 2017

Después de tres duras semanas donde ni las piernas, ni el cuerpo, ni la cabeza respondían como deberían hacerlo en esta época de la temporada, ayer volví a competir y volví a encontrar mejores sensaciones, buen ritmo de competición y sobretodo volver a disfrutar y compartir asfalto con muchos runners amigos y conocidos.

A las 9:00 am el día se presentó simplemente HORRIBLE! Vientos de más de 60km/h y un frío que se te quedaba dentro y por muy bien que calentaras, no activabas ni “patrás”.

La idea era salir fuerte y descolgar lo antes posible a mis rivales pero sobretodo poder correr en ritmos buenos de competición. Los primeros 4 km eran de ida hacia el faro por el espigón y allí el viento entraba de lado. La verdad es que se hacía duro correr en solitario ya que en ningún instante podías dosificarte de las fuertes ráfagas de viento y tenía hacer mucha fuerza para desplazarme. En más de una ocasión me zancadilleaba con mis propias piernas ya que el viento hacía que éstas se cruzaran de un lado a otro. Parece exagerado pero así fue. El 3000 lo pasé en 8´44. La vuelta se hizo mucho más dura, a pesar de los ánimos de los corredores que iban en dirección contraria a la mía. El viento venía de frente y mantener el mismo ritmo por debajo de 3min el km era imposible. En 4 km´s perdí más de 20 segundos pero la sensación de fuerza y empuje en mis piernas era muy buena. Una vez giré en el km 8, noté que el cuerpo respondía a lo que yo en un principio quería demostrarme, encaré la larga recta hacia meta y llegué con un gran tiempo de 30´14 corriendo desde el primer metro hasta el último en solitario y con unas condiciones meteorológicas muy adversas.

Contento por la victoria, pero contento por volver a tener buenas sensaciones a 14 días de una gran competición como la Mitja de Granollers.

xavier bonastre

Cada carrera es un mundo pero ayer creo que quedó claro que la organización fue excelente, a pesar de las adversidades y contratiempos de última hora. Un apunte, hay corredores (muy pocos, contados con una mano) que se quejaban por problemas de chip y cruces de dorsal y nombres. Bien, eso fue error de la empresa que gestiona el cronometraje e inscripciones informáticas, no de la empresa organizadora. Más que excelente fue el trabajo que tuvieron que hacer las partes perjudicadas para que los corredores salieran a las 9 en punto y disfrutaran de una prueba tan exigente y tan difícil de organizar como lo es una maratón, y menos aún cuando las ayudas públicas y económicas son mínimas, por no decir nulas. Luego si, todos querían apuntarse a la fiesta y al éxito que se celebró ayer en Tarragona, porque lo fue y en mayúsculas.

A parte de esto, me encantó ver a cientos de atletas sufriendo y disfrutando de cada paso que recorrían. Compartir desde fuera esa experiencia fue muy emotiva para mí y espero poder repetirla muchos años más en Tarragona.

FELICIDADES a todos los valientes que empezaron y finalizaron ayer la MCD y a todas las personas que hicieron posible que este evento fuera una fiesta deportiva a lo grande! Voluntarios, público, colaboradores, sponsors, organización y corredores.

Mucha fuerza y ánimos para los próximos retos!